Humanidades

Mastodon, la red social descentralizada y sin publicidad ni censura

La compra de la red social Twitter por parte del multimillonario Elon Musk está causando el éxodo de miles de usuarios a Mastodon. Esta plataforma de código completamente abierto se presenta como la gran alternativa para aquellas personas que buscan interactuar de forma descentralizada, sin una persona u organización al frente.

Mastodon ofrece a sus navegantes la posibilidad de crear comunidades gestionadas por los propios usuarios. Esta plataforma se organiza en servidores, denominados ‘Instancias’. El mantenimiento de cada grupo se consigue a partir de micromecenazgo, ya que Mastodon no incluye ningún tipo de publicidad.

Las “subredes” que se pueden crear dentro de Mastodon se llaman instancias y cada una de ellas pueden tener sus propias reglas. Las consignas, los temas que se hablan y formas de moderación son definidas por la comunidad que las creó y no por una sola compañía. Las instancias se pueden conectar entre sí: de modo tal que los miembros de una pueden seguir miembros de otras.

A su vez, Mastodon cuenta con herramientas para combatir diferentes formas de abuso que se ponen a disposición de las instancias, para que éstas las utilicen conforme a las reglas que hayan establecido para cada comunidad.

A diferencia de las redes sociales tradicionales, Mastodon no puede quebrarse, venderse ni ser totalmente bloqueadas por gobiernos y cuenta con más de 2.400 servidores y  más de 4,4 millones de usuarios en todo el mundo.

Al ser de código abierto y libre, cualquiera puede crear su propia instancia o bien unirse a las que ya están creadas.

Captura de pantalla 2022-05-08 a las 13.02.01

Pese a que Mastodon se diferencia de Twitter en su administración, ambas comparten algunas similitudes en la experiencia del usuario. Los ‘toots’ son los «tuits» de Mastodon, que pueden alargarse hasta los 500 caracteres. En estas publicaciones, también se puede compartir contenido multimedia.

La compra de Twitter por Elon Musk ha provocado el rechazo de quienes buscan un consumo descentralizado de este tipo de aplicaciones. Por ello, Mastodon se ha convertido en su mejor alternativa.

Este blog ya está en Mastodon y esperamos verte pronto por allí.